¿Por qué ahorrar en dólares se ha convertido en una necesidad para las economías emergentes?

Published on
Aug 19, 2022
Written by
Maria Camila Ayala
Read time
5 min
Category
Economía

¿Por qué ahorrar en dólares se ha convertido en una necesidad para las economías emergentes?

Published on
Aug 19, 2022
Written by
Maria Camila Ayala
Read time
5 min
Category
Economía

¿Por qué ahorrar en dólares se ha convertido en una necesidad para las economías emergentes?

Según Bloomberg, Colombia es el país en Latinoamérica más sensible a los movimientos del dólar. En lo corrido del mes de Julio, el peso colombiano (COP) está situado como una de las monedas más débiles del mundo precedida únicamente por el Rublo Ruso.

Para el miércoles 7 de Julio, el dólar alcanzaba lo que ha sido hasta el momento el máximo histórico en el país, ubicándose en $4.622 COP. Según el Banco de la República, en lo corrido del año la divisa colombiana se ha devaluado en un 9,23% frente a la moneda estadounidense, llegando a uno de los periodos de devaluación más fuertes en el 2022. Para la misma fecha, el Euro tocaba mínimos de 20 años (acercándose como nunca a la paridad con el dólar), el Yen se situaba en mínimos de 24 años y las monedas de economías emergentes presentaban pérdidas significativas y alarmantes de manera generalizada.

¿Qué está pasando en el mundo?

Tras una semana en la que el dólar se disparaba y las monedas en el mundo parecían no encontrar forma de hacerle frente a esta dinámica, a día de hoy se han presentado distintas correcciones que les han permitido recuperar fuerza y valor.

Sin embargo, y debido a un complejo panorama económico global enmarcado por el temor cada vez más acrecentado frente a una posible recesión, los aumentos de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, los históricos niveles de inflación y la volatilidad de los precios del petróleo y otras materias primas, los mercados se encuentran enmarcados por un nivel alto de volatilidad e incertidumbre y con ello, las divisas locales, aunque levemente recuperadas, siguen encontrándose altamente devaluadas frente al dólar y los márgenes de valor que presentaban meses atrás.

El dólar como activo refugio en el mundo

Históricamente, el dólar ha funcionado como moneda de reserva en el mundo entero desde 1944, cuando, a partir del Acuerdo de Bretton Woods, los países comenzaron a reemplazar sus reservas de oro por reservas de dólares. A día de hoy, según el Fondo Monetario Internacional, los bancos centrales guardan alrededor de un 59% de sus reservas en dólares americanos y aunque ha competido con otros contrapartes, desde hace dos años, cuando inició la pandemia, el dólar ha ganado aún más terreno posicionándose como activo refugio para el mundo, acompañado de un sentimiento cada vez más positivo por parte de los inversionistas hacia la divisa.

¿Y las economías emergentes?

Entendemos que el dólar ha funcionado como activo refugio para el mundo. Esta “refugio” es buscado por los mercados e inversionistas en contextos de volatilidad e incertidumbre como los que estamos viviendo en este momento, sin embargo y yendo un poco más allá de la coyuntura internacional actual, es posible afirmar que la devaluación de las monedas de economías emergentes no es un fenómeno reciente.

Para el periodo entre el 2000 y junio del 2021, según el Big Mac Index (indicador de The Economist), el peso Colombiano se había devaluado en un 40,3% frente al dólar americano. Para diciembre del 2021, el peso se devaluó en 43,5% y Colombia ocupó el primer puesto entre las monedas más devaluadas de América Latina, superando a México (con una devaluación de 42,5%), Guatemala (41,8%), Chile (33,2%) y Argentina (26,2%). Para el 2022 la tendencia devaluacionista, determinada por dinámicas internacionales y locales, continúa rigiendo el rumbo de nuestras monedas haciendo que pierdan cada vez más valor y con ello, también el poder adquisitivo.

¿Por qué ahorrar en dólares se convierte en una necesidad para nosotros?

Las dinámicas de un mundo globalizado como el que habitamos hoy en día, con altos niveles de interdependencia y afectación, nos vuelven cada vez más vulnerables frente a las condiciones externas del sistema internacional. Adicional a ello, como economías emergentes nos enfrentamos a múltiples barreras que nos impiden acceder a monedas estables como lo es el dólar, limitando nuestra capacidad de hacerle frente a la devaluación y sus consecuencias, especialmente en un momento en el que esta se encuentra exacerbada. Sin embargo, junto con los retos que tenemos que enfrentar, surgen oportunidades gracias al desarrollo tecnológico y la innovación a partir de las cuales podemos contar con herramientas para traspasar esas barreras.

Establecer o pronosticar qué va a pasar con exactitud con el peso Colombiano (y las demás monedas en el mundo) resulta complejo. Sin embargo, los índices históricos nos muestran que nuestras monedas se devalúan aceleradamente y ahorrar en dólares, moneda que ha demostrado ser resistente y que cada vez coge más fuerza, se convierte, ahora más que nunca, en una necesidad.