¿Por qué ahorrar en dólares será siempre una buena idea?

La devaluación del peso colombiano para 2022 es la tercera más alta que la divisa ha vivido en el siglo XXI.

Según La República, en el 2015, los colombianos se enfrentaron a una devaluación del 31,6% cuando la tasa de cambio pasó de $2.392,46 COP a $3.149,45 COP debido a una caída generalizada de los precios del petróleo. En el 2002, el peso colombiano se devaluó en un 25% aumentando $573,61 COP, lo cual respondió a un alto nivel de incertidumbre internacional y una crisis de las tasas de Títulos de Tesorería.

Ahora, en lo corrido del año, hasta el 25 de Octubre del 2022, la devaluación del peso colombiano ha alcanzado un 24,8%. Aún tenemos el bimestre del año por delante, lo que quiere decir que de seguir comportándose como se ha comportado hasta la fecha, el peso colombiano podría alcanzar su segunda máxima devaluación en los meses que quedan.

El peso colombiano se ha enfrentado a múltiples desafíos este año. Por un lado, tenemos un contexto internacional enmarcado por niveles históricos de inflación en el mundo entero, el alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, el temor a una recesión que cada vez parece ser más inminente, una crisis en suministros de recursos como la energía (causada por la guerra entre Rusia y Ucrania) y las consecuencias todavía palpables de una pandemia. Todo esto ha conllevado a que las monedas en el mundo, tanto de economías emergentes como de las economías principales, se hayan devaluado alcanzando, en algunos casos, mínimos de 20 años; el Euro ha alcanzado a estar por debajo del dólar y el Yen se ha venido depreciando a un ritmo acelerado, alcanzando mínimos de hace 30 años.

Por otro lado, el país se enfrenta a un panorama de incertidumbre económica frente a ciertas políticas del nuevo gobierno con relación al sector de los hidrocarburos, lo cual ha causado temores en los mercados e inversionistas, quienes buscan refugio en el dólar.

La devaluación del peso colombiano no es un fenómeno nuevo

Si bien el contexto internacional y local ha conllevado a que el peso colombiano se esté depreciando a un ritmo bastante alto frente al dólar (en el último mes hemos alcanzado tres máximos históricos, rozando por $1 COP los $5,000 COP, y hoy en día somos la segunda moneda más devaluada de la región), la devaluación es un fenómeno que lejos de ser nuevo, lleva afectándonos por años, tal y como se evidencia en la gráfica anterior.

Evidentemente, existen coyunturas que hacen que esta devaluación aumente en porcentaje y rapidez, pero la tendencia histórica de nuestra moneda y la de otras economías emergentes demuestra que con el paso de los años nuestras monedas pierden valor frente al dólar de manera constante y que ahorrar o mantener parte de nuestro capital en dólares se ha convertido en una necesidad.

Los principios básicos de finanzas resaltan la importancia de diversificar nuestro portafolio

Ahora, además de que el contexto actual e histórico indican que ahorrar en dólares (una divisa fuerte, estable y que domina el mercado global) es fundamental, los principios básicos de finanzas establecen que diversificar nuestro portafolio de ahorros es una de las cosas más inteligentes que podemos hacer.

El riesgo de tener todos nuestros “huevos en la misma canasta” es bastante alto; si llega a haber algún cambio o presentarse algún problema, en muchos casos externo a nosotros, corremos el riesgo de que todos nuestros ahorros sufran consecuencias.

Es por esto que desde el momento en el que empezamos a obtener ingresos y a crear nuestros fondos de ahorros resulta fundamental si queremos contar con una vida financiera estable, sólida y segura. Y ¿qué mejor forma de hacerlo que adquiriendo dólares?

Ahora, el riesgo es una característica propia de cualquier movimiento o inversión que hagamos en finanzas. Sin embargo, existen herramientas como el “Dollar Cost Averaging”, que nos enseña que para mitigar el riesgo de perder dinero entre las subidas y bajadas del dólar, que no podemos calcular.

Ahorrar en dólares será siempre una buena opción

El contexto, la coyuntura y los expertos lo afirman. Adquirir dólares es una de las formas más seguras y efectivas de proteger nuestros ahorros, nuestro capital y nuestra estabilidad financiera.

Ahora, el dólar sube y baja permanentemente. En estos momentos, el dólar en Colombia no ha dejado de subir, alcanzando máximos históricos de manera constante. Sin embargo, adquirir dólares no es una solución a corto plazo. Si adquirir dólares se convierte en un hábito para nosotros, encontraremos que es una de las mejores herramientas para la vida financiera que todos soñamos, lo cual se resalta en momentos como los que estamos viviendo en el país en la actualidad; ¿y si hubieras empezado a adquirir dólares meses atrás, cuando el dólar estaba en 3,700 COP? Seguramente, tus ahorros tendrían mayor valor en este momento.

Sin embargo, la tendencia histórica del dólar y nuestras monedas nos indican que no solo nunca es tarde para empezar, sino que la ganancia y ventajas se verán siempre reflejadas en el corto, mediano y largo plazo.



Por: Maria Camila Ayala